Buscar este blog

2 de julio de 2017

Yuky Onna, la mujer de hielo.





Esta extraña leyenda que habla de una mujer de hielo surgió en Japón hace cientos de años, en el siglo XIV, durante el período Muromachi.  Dicha  mujer era muy conocida en las zonas más altas y frías y su nombre era Yuky Onna. Su leyenda es  una de las más populares del folclore japonés.
Nadie sabe quién era Yuky-Onna pero se la describe como una mujer muy hermosa, de piel extremadamente pálida casi transparente y largos cabellos blancos, que flota sobre la nieve sin dejar huella y que puede transformarse en una nube de niebla o hielo si se siente amenazada. Suele aparecer en las tormentas de nieve y si te topas con ella es seguro que no salgas con vida pues se alimenta de energía humana, para lo que  posa sus labios sobre la boca de su víctima y absorbe toda su energía dejándolos congelados. 



Algunos relatos apuntan a que era una sirvienta del dios de la montaña y otros que era una mujer asesinada en el bosque en busca de venganza. Su nombre significa “mujer de hielo”, “mujer de nieve” o “mujer carámbano”. A veces es representada como una madre con un niño en brazos. Cuando el humano incauto toma al bebé en su regazo, queda automáticamente convertido en hielo.
La historia más popular cuenta que dos leñadores, uno joven y otro anciano, quedaron atrapados por una tormenta de nieve y se refugiaron en una cabaña. Se durmieron y el más joven, de nombre Minokichi, se despertó al notar un viento helado entrando por la puerta de la cabaña. Al mirar en esa dirección vio a una mujer vestida de blanco, que inclinada sobre su compañero lo dejaba congelado con su aliento, era Yuki-Onna. Cuando la mujer se acercó a Minokichi lo vio tan joven y bello que se apiadó de él y no lo mató, pero le hizo prometer que no contaría a nadie lo ocurrido o volvería para acabar con él.



Minokichi se casó un año después con una joven llamada O-Yuki, que significa nieve. Su matrimonio era muy feliz y tuvieron varios hijos. Hasta que un día el chico olvidó su promesa y le contó lo ocurrido en la cabaña a su esposa. En ese momento O-Yuki se convirtió en Yuki-Onna y le recordó el juramento. Cuando estaba a punto de acabar con su vida, volvió a apiadarse de él, pues era un padre excelente. Lo dejó al cuidado de sus hijos y desapareció para siempre.

La figura de Yuki-Onna, realmente personifica la muerte que acecha a los que se encuentran inmersos en una gran tormenta de nieve, con pocas posibilidades de sobrevivir. La leyenda ha ido evolucionando y de ese ser terrorífico ha pasado a tener un lado más amable en los cómics y en la literatura moderna.


4 comentarios:

Montse Martínez Ruiz dijo...

Me gustan las leyendas, siempre he pensado que dentro de esos cuentos y fantasías hay un algo de historia verdadera.
Un beso, Raquel.

Carol Torrecilla García dijo...

Es una leyenda muy bonita, con un trasfondo de amor precioso.
Me ha encantado, Raque.
Abrazos y gracias. 😘😘❤❤

Ana Bohemia dijo...

Como buena leyenda tiene varias versiones, me gusta más la segunda, la del leñador.
Me ha gustado descubrir a Yuky Onna.
Besos
;)

Raquel dijo...

Coincidimos en eso Montse, siempre me han fascinado este tipo de relatos, hace que mi imaginación vuele. Y ciertamente yo también creo que esconden algo de verdad.
Gracias por pasarte por aquí.
Un beso :)


Las leyendas japoneses suelen ser un poco trágicas pero esta es muy bonita.
Gracias a ti por visitarme.
Un abrazo Carol :)

Me alegra mucho Ana, ya sé que a ti también te gustan estás leyendas.
Besos:)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...